A la hora de amueblar la habitación de los niños, no es necesario colocar dos camas iguales ni simétricas. En el criterio de elección deben primar la distribución, la funcionalidad y la estética. Con dos tipos de cama diferentes, colocadas en ángulo, se logra una cama extra (la nido) y más espacio de almacén (cama block).

 

– Cama nido de 90 x 190, con un friso como cabecero, y somier extraíble.